dudas, sugerencias o negocios:

peronosoy_friki@hotmail.com

CHICHIS PA LA BANDAAAAA!

lunes, 23 de abril de 2012

Relex in the sky warn you you're gonna die.


Nota mental: Este es el post dedicado a Lex quien decidió que hablara de zombies, es la primera parte de tres.  (Es considerablemente largo)


Todo empezó en la maravillosa época de 1960 ¿Qué por que maravillosa?, faldas con crinolina se mecían por la ciudad, pulquerías que nos recordaban nuestros orígenes y cafeterías que nos hacían percatarnos del creciente mundo que se nos avecinaba cada vez con mas fuerza.      El tranvía que con su elegancia nos llevaba a recorrer todos los maravillosos confines de la ciudad; y en el centro de esta, vibraban majestuosos colores.
Yo crecí en esta civilización y es en esta, donde he pasado los mejores momentos de mi vida.
Así que con ferviente alegría, escribiré, antes de morir mis memorias, con el fin de que usted mi lector recuerde lo que paso en mi vida y de lo cual muchas personas se vieron envueltas.
Una nublada mañana de julio, (lo recuerdo bien) salí como cientos de personas a trabajar , podría decir que mi mente sabia que seria un día como cualquier otro, pero mi corazón  me decía que algo cambiaria.    Llegue a mi oficina y labore hasta que mi amargada secretaria me aviso que era hora de comer, con gusto me encamine hacia la alameda con sus majestuosos árboles rebosantes de hojas y flores de todo color, donde se veía parejitas jóvenes disfrutando desde un fresco elote hasta un delicioso helado de limón, camine hacia la fonda donde acostumbraba comer, y después de ordenar lo de costumbre, me senté viendo hacia la calle, (como de costumbre) disfrutando de las personas que pasaban frente al aparador e imaginando sus rutinarias vidas.
Fue entonces cuando entre la gente una visión me sorprendió, una hermosa mujer vestida con una falda blanca y blusa color durazno me sonrío al otro lado del cristal, mientras con la única mano que tenia libre se arreglaba su fino y oscuro cabello; siendo franco no supe como reaccionar, quería dejar de ver aquellos ojos que con tanta vitalidad me observaban, pero ni mi cabeza ni mis ojos obedecían, parecía que ahora le respondían a una fuerza superior que hasta aquel momento yo no conocía, y ella al igual que yo se quedo al otro lado del aparador, con sus delicadas manos cargando unos paquetes extraños; no se cuanto tiempo paso, pero la mesera me despertó de aquella extraña visión poniendo la comida en la mesa, al verla, con los ojos todavía cansados, le agradecí y queriendo regresar la vista a donde ella estaba, me di cuenta que había desaparecido, sin dejar prueba alguna de que estuviera ahí unos minutos antes.
Después de comer (sin apetito) y de pensarla ferozmente, le pregunte a la mesera, si se había percatado de aquella mujer tan bella, ella me respondió que no había visto nada, solo a la gente habitual pasando como de costumbre.
Regrese a la oficina, por la ruta habitual y fue entonces cuando una serie de ambulancias paso a mi lado, todas con la sirena puesta, en ese momento pensé que tal vez habría ocurrido un accidente, pero jamás me imagine lo que pasaría a continuación.
Llegando a mi lúgubre escritorio, Clarita (mi secretaria) alarmada y entre gritos me cuestiono, por no decir que me interrogo de lo que había ocurrido en el hospital de enfermedades infecciosas, con toda calma y desinterés le explique que nada había en las calles y que debía tranquilizarse.
Después del susto que paso la dramática de mi secretaria, decidí salir antes de la oficina y caminar por las calles del centro y ver los últimos rayos del atardecer; tome mi saco, metí la cartera y con paso firme me despedí de Clarita, pobrecilla, estaba histérica.
Decidí pasar por la avenida principal y caminar, mientras veía estantes y maniquís finamente vestidos, con pelucas de peinados estrafalarios; entonces dos tipos con mala cara pasaron balanceándote (como si estuvieran ebrios) mientras un olor pestilente emanaba de ellos, algo en el ambiente hizo que, si eran escalofriantes así fueran mas; mire por todos lados y me percate que me había quedado solo, ningún empleado, ningún promotor, ni clientes, ni siquiera pordioseros se veían por ahí, y apareció la sensación de que mi cuerpo obedecía una fuerza superior, en contra de todos mis instintos, los seguí hasta que metiéndose en un callejón, y en el fondo una  mujer se encontraba tirada, malherida y sangrando, los hombres corrieron hacia ella; pero algo evito que se le acercaran mas, una ruido lejano se escucho y los dos tipos salieron corriendo, al volver el rostro hacia la avenida, me percate que otras personas se les reunían corriendo todos, como en una estampida; debo confesar que yo observaba aquella escena escondido tras unos basureros, pero después de que el peligro paso, me acerque a la mujer y me di cuenta que aquella mujer no era otra que la señorita de la fonda, corriendo a auxiliarla una bomba de emociones me exploto dentro...

Hasta aquí la primera parte.
RaWwWR!!!

2 comentarios:

DvD dijo...

Shiiiit negro!

LAGARTO dijo...

esta buena la historia