dudas, sugerencias o negocios:

peronosoy_friki@hotmail.com

CHICHIS PA LA BANDAAAAA!

miércoles, 15 de junio de 2016

Mi infancia en un aroma.

Cuando vuelvo a ver una imagen de Pokemon, vuelve a mi memoria aquel aroma a plástico nuevo que inundo mi nariz el Pikachu lampara de noche y juguete que me regalo mi mamá. Lo recuerdo perfectamente, con su base amarilla y su diseño, era mediano para un adulto, pero grande para las manos de una pequeña niña que se emociono tanto con su regalo que dormía abrazando a la lampara de noche, claro sin conectar.

Recuerdo que no iba a ningún lado sin él, cuando iba a la escuela lo llevaba en mi mochila escondido, cuando hacia las tareas y miraba las telenovelas de mi abuela y al dormir, aquel juguete debió sentirse afortunado de que una niña lo amara así.  Al volverse lampara la habitación se llenaba de aquel ahora a plástico nuevo, que por meses me acompaño.

Aquella amistad parecía que duraría por años, yo imaginando ser un entrenador Pokemon y mi fiel pikachu en mi brazo, un fin de semana mi mamá nos llevo a Reino aventura, ahora conocido como Six Flags. Mi abuela, madre, pikachu y yo pasamos un día muy divertido, bueno pikachu no tanto ya que tenía que esperar en los anaqueles del lugar.

Era un día de diversión y risas, hasta que al comer sentí una opresión en el pecho, un frío me atravesó y sentí la primera angustia que recuerdo, con miedo le conté a mi mamá que habíamos olvidado a Pikachu en algún juego, pero al regresar a cada uno de los que habíamos recorrido no encontramos huella de mi amigo.

Aun recuerdo a mi mamá hincada a mi lado diciéndome que ahora mi Pikachu había encontrado otro amigo y yo entre llantos no podía aceptar que lo hubiese perdido. Regrese a casa extrañando a mi amigo, imaginando que por siempre lo extrañaría y fue así.   Ahora más de 18 años después puedo recordarlo como era, recuerdo la sensación del plástico duro pero suave, recuerdo más que nada el aroma y en este momento de mi vida puedo acertar que no extraño el muñeco, sino lo que me hacia sentir, la seguridad de que todo era eterno, el no pensar en la muerte de mi abuela ni mi madre, saber que siempre estarían aquí para mi junto con mi pikachu.

No extraño al muñeco, sino la confianza eterna que me hacia sentir.

RaWwWr!!!

2 comentarios:

Solero dijo...

Yo nunca conseguí los 100 pokemones en tazos...

la MaLquEridA dijo...

Awww qué triste ;(