dudas, sugerencias o negocios:

peronosoy_friki@hotmail.com

CHICHIS PA LA BANDAAAAA!

domingo, 24 de noviembre de 2013

La señora fasinada y el actor distante.

Miro por la ventanilla del autobús y veo los vehículos pasar, automóviles, motocicletas y una que otra bicicleta, veo, solo veo pasar a las personas, mientras yo, yo me traslato a mi destino ¿Mi destino? Mi destino no es gran cosa, allá nadie me espera con ansias y acá nadie me extrañara.  Un suspiro sale de mi bronco pecho; cuando suspiro la gente jura que es por que amo a alguien, pero, ¿En verdad he amado a alguien?, ¿Alguien en verdad me ha amado?; sea como sea, mis suspiros son de fastidio. La señora de lado me mira como algo extraño, la miro de reojo y rápidamente aparta la mirada, miro disimuladamente el reloj y... ¡OH! Son las 16.30 horas, ¡Se me volvió a ir otra vez el maldito tiempo! 

Observo otra vez, la ventanilla y la llovizna juegan con divertidos contrastes, unas gotas caen gordas y otras se aferran al cristal.  Yo en cambio, no me aferro a nada, solo soy una gota mas resbalando por el vidrio sin saber a donde iré a parar.  La señora vuelve a mirarme, lo se por su reflejo en el cristal, ¿En que estará pensando? ¿Que es lo que le llamara tanto la atención?

Prefiero ignorarla y ver el camino, este se hace largo y curvoso; frente a mi una niña me sonríe, viendo el espectáculo de la señora fascinada y el actor distante, se mete un dedo a la boca, intercalando con la mirada al personaje que mirara, un rato a la señora, un rato a mi, extiendo mi mano y le acaricio la cabeza, como lo haría cualquiera con un niño pequeño o un animal, a fin de cuentas su razonamiento es igual.

La mirada de la señora me penetra el alma, se introduce, juguetea y resbala por cada una de mis vertebras, como una gota de lluvia helada, como una gota de lluvia decembrina. Giro mi rostro a la derecha y la observo fijamente, ella, por primera vez no quita la mirada.  Confundida, dudosa, con miedo, me clavo en esos ojos que recuerdan al café colombiano, mientras ellos deciden si callar u otorgar la palabra de su boca misteriosa.

-¿Se le ofrece algo señora?- Digo mientras me quito un auricular; se hace aun mas pequeña en su asiento, tiembla nerviosa y alza un dedo, señalando medio furica medio neurótica.
-¡Es el! ¡Es el! El hombre que buscan por asesinato múltiple. ¡Es el!-

De pronto el autobús se para, y tras el, un chirrido de llantas se escucha tras mi espalda. La niña abre impresionada los ojos, mezcla se la tenaz voz de la señora y la extrañeza del acto.  Alzo mi maleta, con mis 20 pertenencias y brinco a la señora, no sin antes arrebatarle el bolso y salir huyendo por la puerta trasera, que el amable conductor olvido cerrar. 
Corro, como alma que lleva el diablo, como vulgarmente se dice. Paro en un parque y veo mi motín, menos de cien pesos y una torta a medio comer, bueno, al menos el día de hoy cenare. 


RaWwWr!!!

2 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

He olvidado preguntar: ¿cuál es la historia de ese pequeño dino en el header?

Me recuerda al Godzuki.

reptilio dijo...

corre corre correee